Facebook Twitter Google +1     Admin

Facebook Twitter Google +1     Admin
la pica
la pica
P-Albero
Hemeroteca
Fiestas
Carreras
Museo
mapa-plano

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris

Enlaces

Web Amigas :

>
Deportes acuaticos
Holanda
Apositos
Tipos de diabetes
Tratamiento cabello
OJOS
Odontológico
Taladros
Republica dominicana

Archivos

Blogs y Webs de Gente de Alcaine

Obituario: José Manuel Gil... una pérdida que duele a todos/as

20090108221652-jose-manuel-gil-.jpg

EN RECUERDO DE JOSÉ MANUEL GIL

 

El poeta Jorge Manrique comenzaba la IIIª de las Coplas por la muerte de su padre así:
Nuestras vidas son los ríos
Que van a dar en el mar,
Que es el morir;...

El contenido de estos versos se comprende y acepta cuando las aguas del río llevan un ritmo normal en su recorrido, es decir, cuando el final de la vida llega en la edad madura. Pero, si el río se desborda y el agua desciende con rapidez trepidante, acelerada y turbulenta, entonces nos quedamos más helados que el crudo invierno. Esto es lo que nos ha pasado con José Manuel, cuyas aguas, el río de su vida, pasaba por la huerta el sábado y el domingo ya estaba en el mar, en el morir,  a sus 44 años. Mas, como esto no tiene remedio, vamos a quedarnos con lo positivo, que, en estos momentos, es el recuerdo de lo que fue José Manuel. Efectivamente, José Manuel era bueno, quizá excesivamente bueno, amigo de sus amigos (era muy fácil ser amigo suyo), siempre te recibía con una sonrisa y con la palabra justa de aceptación y bienvenida, era persona noble y de bien, colaborador en todo, sobre todo, si era por el bien de su pueblo, de sus vecinos y sus costumbres. Si había que acompañar a alguien a buscar rebollones, allí estaba él; si alguien quería dar una vuelta por el monte, él estaba disponible con su coche; si había que preparar el monte para la caza, si se tenía que despelletar un jabalí, si había que ir a buscar un jamón a Calamocha, etc. siempre se encontraba a José Manuel. Era hombre de pocas palabras, pero de grandes sentimientos, de los que se alegran de los triunfos de los amigos. A nivel personal, siempre recuerdo que, una vez que le visitaron en Alcaine un grupo de amigos suyos, vino a enseñarles mi casa y disfrutaba como si fuera la suya propia. Por todas estas cosas, es bueno que sepa él (la pena es no haberle escrito estas líneas en vida) y su familia que somos muchos los que lo queríamos. Sirvan estas palabras de homenaje.
Texto y foto:  MANUEL VAL

.

Ampliar foto

-

 

08/01/2009 22:16. J. M. BESPÍN #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

Plantilla basada en http://blogtemplates.noipo.org/

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
contador de visitas Locations of visitors to this page